lunes, 10 de junio de 2013

E-games: ¿Los puedo hacer yo?

Hace ya años que se habla de e-games (e-learning games o serious games), no es ninguna novedad, al menos el concepto. Sin embargo, la idea no llega a desarrollarse del todo, o lo hace demasiado lentamente. Efectivamente, hay empresas cuyo producto principal son precisamente los e-games, pero como siempre, una  empresa especializada, dedica su potencial a crear productos más sofisticados que no siempre necesitamos o a los que no podemos acceder en una determinada situación. ¿Podemos hacer e-games por nosotros mismos? La respuesta es
sí, y a continuación lo explicaré de forma sencilla, sin tecnicismos.
 


A pesar de lo que algunos manuales y articulos puedan hacer pensar, el concepto de los e-games no es tan complejo: se trata sencillamente de pasar del diseño de contenidos al diseño de experiencias.  


El objeto de esta experiencia virtual debe ser aumentar la confianza del usuario a la hora de enfrentarse una nueva tarea en el ámbito real y disminuir, por tanto, la ansiedad que le produce realizar esta nueva tarea. Para lograrlo tendremos que trabajar dos ámbitos en nuestros juegos serios: 


  • El emocional: cambiando una situación de estrés y malestar por una de control y confianza. 
  • La experiencia: el usuario debe comprender claramente cuáles son los pasos a dar para poder modificar sus hábitos en la realidad.

Los juegos serios suelen estar dedicados a modificar hábitos en el trabajo o a adquirir competencias simulando una práctica real, y pueden ir desde un videojuego -tal como lo entendemos habitualmente- (si tu intención es contar con algo así en la compañía es mejor que lo contrates a terceros) hasta un hotspot -unir palabras con objetos, acciones con lugares, etc. Utilizando imágenes o imágenes y conceptos- , este tipo de juegos serios sí puedes hacerlos tú, pongamos un ejemplo y acompañémoslo de algunas imágenes: 

Mi objetivo en este caso es que mis empleados desarrollen una habilidad: la capacidad para organizarse.


Utilizaré una imagen de una agenda vacía y varias imágenes rectangulares con tareas propias de una oficina escritas sobre ellas: leer el correo, hacer informes, llamar a mis clientes, etc. El alumno deberá seleccionar cada tarea con el ratón y colocarla en la zona de la agenda que corresponda según lo que ha aprendido.  Desde luego, habrá un orden correcto que el alumno tendrá que descubrir a base de práctica 'virtual' y que nosotros habremos determinado previamente en base a los hábitos que queremos que aprenda.



Por último, no podremos olvidar, que el alumno, eso sí, debe recibir feedback, por lo que tendremos que incluir pistas que le ayuden a corregir sus hábitos cuando no acierte en sus respuestas, y mensajes que le ayuden a afianzar el conocimiento cuando elija la respuesta adecuada. Puedes ver un ejemplo de feedback en la imagen: 




Como ves, no pinta tan dificil: diseñar experiencias, que es de lo que se trata, puede ser algo sencillo.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
 
Copyright © 2013 Rebeca la del E-learning
El Blog de Rebeca la del E-learning - Diseño by Zinnamon